Derechos reservados ©

Mamá y Bebe felices

15 junio, 2018 , , ivang
empty image
empty image

Dale felicidad a tu bebe en la gestación

Para la mama y bebe, es de suma importancia que tengan un proceso de gestación idealmente lo más cómodo posible, sin embargo, no siempre es así y todas aquellas molestias que se presentan, por mas minimas que sean, tu hijo también lo irá asimilando. Tu bebe no solo siente las incomodidades de lo que sucede dentro de tu vientre, sino también va experimentando parte del entorno exterior por distintas formas.  Si pudiéramos ver todo un día a tu bebe dentro de tu vientre, te darías cuenta que el utiliza el lenguaje corporal y que todo aquello qué le gusta y qué no, adopta una postura especifica. Es por ello que darle una estadía lo más adecuado, aumentan su bienestar emocional.

Dejo unas ideas, tomadas del sitio Crecer Feliz, que pueden ayudar al bienestar de la mamá y bebe.

Si deseas obtener mayor información respecto a éste y otros temas relacionados con tu embarazo, puedes visitar este interesante sitio  www.crecerfeliz.es

fotografo en la serena

Técnicas de relajo

Opta por realizar técnicas de yoga, esto ayuda a que el útero mantenga bien su espacio debido a una mejor postura de la madre y que además aumenta el aporte de oxígeno al feto. O simplemente dedicando un ratito cada día a esta. Esto es una buena forma de comunicación entre la mamá y bebe, en donde le transmitirás tranquilidad.

Háblale con frecuencia

A diferencia de la música, el sonido de tu voz (lo que más escucha tu hijo en la etapa intrauterina, junto a tu latido cardiaco) se transmite directamente por el cuerpo a través de la columna vertebral sin interferencias. Y a partir de la semana 27 el bebé aún no nacido es capaz de reconocerla. 
Según estudios, su ritmo cardiaco aumentaba al escuchar la de su mamá y disminuía ante las demás.

Paseos al aire libre

Al realizar caminatas suaves y al aire libre aumentas tu oxígeno en tu sangre dando un bienestar a tu hijo. Pero además, a medida que avanza la gestación y el útero se distiende, la luz es capaz de atravesarlo con más facilidad y las pupilas de tu hijo se abren y cierran en función de la claridad.
Al bebé le gusta este estímulo. Es más: si pruebas a dirigir la luz de una linterna a tu pancita, el tratará de seguirla con los ojos o incluso intentará tocarla con las manitas.

Practica sexo

“Todo lo que produzca placer a la madre, se lo produce al feto, así que las relaciones sexuales en el embarazo son fantásticas. El incremento de tu frecuencia cardíaca que experimentas con el sexo favorece la oxigenación fetal. Y en el orgasmo liberas endorfinas que le transmites a tu hijo en el torrente sanguíneo, haciendo que se sienta muy bien.

Haz ejercicio físico

Realizar una actividad física suave hasta el final de la gestación, al igual que el paseo al aire libre, aporta a la mamá y bebe con más cantidad de oxígeno y hace que su latido cardíaco aumente.  Uno de los ejercicios más adecuados para ti en esta etapa es la natación.

Acaricia tu pancita

El sentido del tacto es el primero que se desarrolla dentro del útero. Desde la semana octava tu hijo experimenta sensaciones en la zona de la boca y poco a poco esta sensibilidad se va extendiendo a las palmas de las manos, las plantas de los pies, etc,
Si acaricias tu pancita ejerciendo una suave presión, tu hijo responderá a ese estímulo, al principio apartándose y más adelante siguiendo tu mano e incluso dando pataditas.

Puedes Bailar

Como cualquier ejercicio físico, bailar es beneficioso y además, ya sabes que al bebé le encanta la música. Pero éstos no son los únicos beneficios: se sabe que los vaivenes rítmicos de los pasos de baile le sirven a modo de acunamiento. Estos movimientos relajan y dan placer a la mamá y bebe.

Consumir algo dulce

Desde el cuarto mes el bebé es capaz de distinguir diferentes sabores del líquido amniótico. “El aprecio por los gustos dulce y salado es innato; pero el amargo y ácido no”.
Por eso cuando comes algo dulce, tu bebe traga rápidamente el líquido amniótico, mientras que si tomas un cítrico, cierra su boquita.

Escucha música

A partir de la semana 16, el futuro bebé puede oír bastante bien, especialmente las frecuencias bajas. Cuando la madre escucha rutinariamente las mismas piezas musicales, tu bebe aprende a reconocerlas, lo que le da tranquilidad durante el embarazo y después de nacer.
Pero no elijas música estridente o muy fuerte, ya que podrían producir el efecto contrario.

Toma un masaje

Los masajes durante el embarazo, siempre y cuando sean autorizados por tu médico, ayudan a las molestias como dolor de espalda, hinchazón de piernas… Y esa sensación de bienestar se la transmites a tu hijo. Además, el masaje prenatal estimula el sistema glandular, lo que ayuda a equilibrar las hormonas y a asegurar el correcto flujo de nutrientes entre los dos.

Evita las consecuencias del estrés

Es normal que en estos meses estés algo más nerviosa, y esto no supone ningún problema para el bebé. Pero que tus niveles de estrés sean muy elevados durante mucho tiempo sí puede tener consecuencias como.

  • Más peligro de infecciones
  • Riesgo de bajo peso al nacer
  • Problemas emocionales del niño
  • Menor respuesta a los estímulos exteriores

 

Cosas que debes evitar

Además de tu estrés, existen otros factores que desagradan a tu hijo, como ciertos hábitos y determinadas sustancias. Por eso es muy importante que los evites ahora.

  • Baños calientes, saunas y jacuzzis.
  • Dormir boca abajo.
  • Tabaco, mucho café y alcohol.

Bonus track.

Esta idea va de mi parte, que todo este bienestar sea recordado para siempre.. Y como?

Como debe ser, Con tu sesión Fotográfica.. 🙂

Espero te haya gustado estos datos recopilados y que ojala puedas dejarme tu opinión y comentarios más abajo o en la fanpage (aquí)

Hasta Pronto..!!

WhatsApp chat